Los 14 Derechos Humanos Sostenibles


Los Derechos Humanos Sostenibles es la propuesta de actualización de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 en su 70 aniversario en el 2018 con el fin de incorporar los principios de la sostenibilidad, eliminar omisiones que provocan efectos no deseados y emplear una tecnología de redacción simple e intuitiva para propiciar una cultural global de los derechos fundamentales del hombre, su respeto y defensa efectiva.
A continuación se muestran los 14 Derechos Humanos Sostenibles:
1. LIBERTAD Y FRATERNIDAD: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos para el desarrollo y disfrute de sus vidas y, dotados como están de razón y conciencia, se comportan fraternalmente los unos con los otros para la armonía de la sociedad. Nadie puede ser sometido a esclavitud ni a servidumbre. La esclavitud y la trata de personas están prohibidas en todas sus formas.
2. IGUALDAD: Todas las personas son iguales ante la Ley. Todas gozan de iguales derechos, libertades y deberes sin distinción alguna de raza, color, sexo, estado civil, identidad cultural, origen nacional o social, idioma, religión, ideología, filiación política, posición social o económica, pasado judicial, orientación sexual, estado de salud, discapacidad, diferencia física, o condición, personal o colectiva, temporal o permanente, que tenga por objeto o resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio de sus derechos. La discriminación lesiva a ier motivo está proscrita y es sancionada por la ley. La sociedad no reconoce ni fueros ni privilegios.
3. SEGURIDAD INDIVIDUAL: La vida y la integridad física y mental de cada individuo es sagrada e inviolable. Nadie puede ser sometido a maltratos, torturas, penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes, ni a la pena capital. Nadie podrá portar armas en la vía pública que constituyan una amenaza para la sociedad, salvo los casos previstos en la Ley de las personas que trabajan en los ministerios correspondientes al Orden Interior, a la Defensa de la Soberanía de la nación, y otros casos amparados en la Ley tal como los profesionales de seguridad y otras personas que viven alejados de la comunidad, por ejemplo granjeros, según el nivel de riesgo. En todos los casos deberá evaluarse la competencia de la persona para obtener la Licencia requerida de forma periódica. Esta Licencia deberá señalar, al menos, los límites para los cuales está autorizada la persona en cuanto a clase de armamento, cantidad, alcance territorial de portabilidad y parque máximo.
4. AMBIENTE SANO Y SOSTENIBLE: Cada individuo posee el derecho a un ambiente sano que conserve las condiciones necesarias para una vida saludable así como para mantener la diversidad de los seres vivos del planeta, los ecosistemas y la sostenibilidad de los recursos naturales para las generaciones futuras.
5. NACIONALIDAD Y LIBERTAD DE MOVIMIENTO: Toda persona tiene derecho a la nacionalidad del país en que nació y al de sus padres. A nadie se privará arbitrariamente de su nacionalidad ni del derecho a ciudadanía múltiple. A ninguna persona de nacimiento se le puede expatriar ni prohibir la entrada en su nación. Dentro del territorio nacional cualquier persona puede trasladarse de un lugar a otro, mudarse y salir del país sin permiso alguno, salvo las limitaciones establecidas por la autoridad competente en caso de sanción penal y las normas urbanísticas. Las personas de otras nacionalidades deberán cumplir con las formalidades que exige la Ley para visitar el país y sus derechos deben ser respetados íntegramente de la misma forma que a cualquier nativo. Las personas con la intención de emigrar, o que de hecho hayan emigrado, deberán cumplir con las formalidades y planificación demográfica y urbanística que exige la Ley para mantener el orden, la armonía y sostenibilidad del territorio, sin que ello implique el menoscabo de sus derechos. La nación debe conceder la nacionalidad a la persona que ha vivido en el territorio el tiempo prudencial para evidenciar su inserción de forma positiva en la sociedad ya que conoce el idioma, respeta las normas sociales y satisface sus necesidades personales con el fruto de su trabajo.
6. DESARROLLO INDIVIDUAL Y FAMILIAR: Todas las personas, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse mediante libre y pleno consentimiento de los cónyuges y a fundar una familia basados en el amor, el cariño y el respeto. Los conyugues disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio. Todos los niños, nacidos de matrimonio o fuera de matrimonio o por adopción, poseen igual derecho y protección social. Cada cónyuge posee el derecho al divorcio por su propia voluntad, lo cual no inhibe sus obligaciones adquiridas durante el matrimonio, en especial la atención de los hijos.
Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado dentro de un ambiente sano que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, lo cual incluye adecuada alimentación, vestimenta, vivienda, asistencia médica, entre otros. La maternidad, la infancia y la vejez tienen derecho a cuidados y asistencia especiales. Toda persona tiene derecho a la propiedad individual, familiar, colectiva y social con los límites que establece la Ley. Nadie será privado arbitrariamente de los bienes de su propiedad.
La familia es el elemento fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado. Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social de los recursos y servicios indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad. Esta seguridad social a de lograrse mediante el esfuerzo nacional con los recursos de cada Estado y la cooperación internacional.
7. EDUCACIÓN Y PROFESIONALIDAD: Toda persona tiene derecho a la educación general y profesional. Esta debe ser de forma gratuita a través del impuesto social u otra vía de socialización de su costo que brinde acceso a todas las personas. El acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos.
La educación será laica y tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y de las competencias profesionales que le permitan trabajar y crear valor. Se fortalecerá el respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales, el desarrollo sostenible, el mantenimiento de la armonía y la paz, así como los valores de la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones.
Los padres tendrán el derecho preferente de escoger el tipo de educación elemental hasta los 14 años. A partir de los 15 años cada persona tiene el derecho a escoger su profesión y a realizar los estudios técnicos y profesionales según las capacidades individuales y las oportunidades a su alcance.  
8. TRABAJO Y EMPRENDIMIENTO: Toda persona tiene derecho a trabajar, a la libre elección de su trabajo, y a recibir una compensación decorosa de acuerdo al desarrollo económico y social de la nación que le permita el desarrollo individual y familiar. Para ello podrán emprender trabajos de forma individual, a través de terceros o mediante la creación de organizaciones productivas. 
Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual, a condiciones de trabajo adecuadas y seguras, a un ritmo de trabajo razonable con descansos apropiados, al disfrute del tiempo libre, a vacaciones periódicas pagadas, a la protección contra el desempleo y a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses. Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales derivados de la creación intelectual de obras científicas, literarias o artísticas de que sea autora.
9. LIBERTAD DE PENSAMIENTO, INFORMACIÓN Y EXPRESIÓN: Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, ideología, religión, preferencias y opiniones sin otra limitación que el respeto hacia la diversidad de las demás personas, al orden público y hacia otras religiones y preferencias. Este derecho incluye la libertad de cambiar de pensamiento, ideología, religión, preferencias y opiniones, así como a no ser molestado a causa de ello.
Todo individuo posee derecho al acceso libre de la información pública a través de los medios de información, a investigar y a recibir informaciones y opiniones. Todo individuo posee libertad de expresión y difusión de su opinión o información en privado o en público, verbalmente o por los medios disponibles, sin sujeción a censura previa ni limitación de fronteras. Este derecho no inhibe la responsabilidad ulterior con respecto a los daños y perjuicios que pueda ocasionar a terceros por la falta de veracidad o el carácter privado de la información, entre otros aspectos.
10. LIBERTAD DE REUNIÓN Y ASOCIACIÓN: Todos las personas tienen el derecho de reunirse, asociarse y manifestarse públicamente de forma pacífica para todos los fines lícitos de la vida, incluido compartir o representar sus ideales o intereses conforme a las normas correspondientes, sin más limitaciones que las indispensables para asegurar el orden público. Nadie podrá ser obligado a pertenecer o permanecer en una asociación u organización.
11. ORDEN SOCIAL Y PARTICIPACIÓN: Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social nacional e internacional en el que los derechos, las libertades y el desarrollo individual y social proclamados se hagan plenamente efectivos y sostenibles. En el ejercicio de sus derechos y en el disfrute de sus libertades, toda persona estará solamente sujeta a las limitaciones y deberes respecto a la comunidad establecidas por la ley con el único fin de asegurar el reconocimiento y el respeto de los derechos y libertades de sí mismo así como de las demás personas, y de satisfacer las justas exigencias de la moral, del orden público y el bienestar general en una sociedad democrática y sostenible.
La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público. Esta voluntad se expresa mediante las diferentes variantes del sufragio universal. Toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de su país y participar en el gobierno de su país directamente o por medio de representantes libremente escogidos. Estos representantes se escogerán mediante elecciones transparentes y auditables que habrán de celebrarse periódicamente por sufragio universal a través del voto secreto e igual de cada ciudadano, u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto.
Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.
12. RESPETO A LA INTEGRIDAD INDIVIDUAL Y FAMILIAR: Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su información personal, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques. No se podrá registrar la vivienda de nadie ni la información personal. Estos sólo podrán ser ocupados y examinados a virtud de auto fundado de juez competente por un motivo pertinente acorde a la Ley y ejecutado por los funcionarios y agentes oficiales. En todo caso se guardará secreto respecto de las cuestiones ajenas al asunto que motivaran la ocupación del examen. No se obligará a mudar de domicilio o residencia legal a nadie sino por mandato de autoridad judicial en los casos y con los requisitos que la Ley señale.
13. JUSTICIA TRANSPARENTE: Toda persona tiene derecho al reconocimiento y respeto de su persona y su capacidad de actuar, lo cual incluye su responsabilidad y obligaciones con respecto a sus propios derechos y los derechos de terceros. Este derecho en términos legales se denomina personalidad jurídica. Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado. Toda persona acusada de uno o varios delitos, visto como las acciones prohibidas por la ley, tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa.
Toda  persona  tiene  derecho,  en  condiciones  de  plena  igualdad,  a  ser  oída públicamente y con justicia por un tribunal competente, independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal. En caso de determinarse la culpabilidad de la persona se impondrán las sanciones de acuerdo a la Ley. Las sanciones persiguen la reeducación y la reinserción positiva de la persona en la sociedad, evitar la reincidencia, así como la compensación de los daños y perjuicios ocasionados a terceros. Las sanciones solo pueden ser dictadas por el tribunal según el derecho nacional o internacional y la persona no podrá ser condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueron delictivos. Toda persona tiene derecho a apelar y ser procesado por un tribunal diferente al que haya dictado la sanción previa. Se exceptúan del tránsito por un tribunal las multas de sanciones menores por indisciplina social que pueden ser aplicadas directamente por los agentes del orden público conforme a la Ley y que son apelables a un órgano diferente del primero.
14. DEFENSA LEGÍTIMA DE LOS DERECHOS: Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo, ante los tribunales nacionales competentes, que le ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley. Es legítima la resistencia adecuada para garantizar la protección de los derechos individuales descritos anteriormente. En caso de peligro y/o persecución, toda persona tiene derecho a solicitar asilo en cualquier país para proteger su persona y su familia, y por esta vía establecer un nuevo asentamiento de su hogar. Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial originada realmente por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas. A la persona asilada se le respetan todos sus derechos, incluidos el derecho a visitar su país de origen sin que implique un retorno definitivo, no obstante la persona asume los riesgos que tal acción conlleva si las circunstancias que motivaron su asilo persisten.

Únete al grupo de Facebook Derechos Humanos Sostenibles. Comparte y da clic en "Like".

Comentarios

Entradas más populares de este blog